Tiempo de lectura: 8' 25'' No. de palabras: 1383

Akachu en lengua shuar quiere decir cinturón. Por eso, el asambleísta José Acacho asegura que bromeó -alguna vez- con el presidente Correa diciéndole que debía llamarse Rafael Acacho.

Ese ambiente de cordialidad se vivió en el 2007, cuando este líder indígena votó por el actual Presidente y motivó a miembros de su comunidad para que sufragaran por la "revolución ciudadana que garantizaba un cambio".

La luna de miel terminó dos años después cuando el Gobierno puso en la mesa la Ley de Minería. El legislador por el Movimiento de la Unidad Plurinacional Pachakutik (MUPP) se negó a apoyar la extracción minera.

José Acacho despierta pasiones y eso se evidencia en los testimonios de quienes lo conocen en la provincia de Morona Santiago.

Para el vicepresidente de la Federación Interprovincial de Centros Shuar (Ficsh), Galo Pawainchir, cuando 'Pepe' presidió a esa organización lo hizo con honestidad e integridad. "Acacho no solo es un líder, sino que por su experiencia como profesor transmite enseñanzas a quienes lo rodean".

Mientras que la opinión del presidente de esa misma organización, Francisco Shiki, es menos generosa. Para él, este personaje aportó lo necesario, pero nada extraordinario. Algo que no comparte Shiki es la actitud de Acacho con respecto a movilizar gente y obstaculizar vías.

En su opinión, el derecho a la resistencia debe hacerse con inteligencia, sin perjudicar la dinámica social o afectar a la población.

Esa fragmentación de opiniones traspasa las paredes de la Ficsh. En las comunidades aledañas unos dicen que 'Pepe' Acacho es blanco de una persecución política del actual Gobierno. Pero para otros, en cambio, es un instigador y causante de las protestas violentas del 30 de septiembre del 2009, contra el Proyecto de Ley de recursos hídricos.

En esa manifestación, que se realizó en el puente del río Upano de la vía Macas-Puyo, falleció el profesor shuar Bosco Wisuma, por un disparo en la frente.

Cuando Acacho habla de ese día, endurece el tono de su voz y repite que fue un hecho desafortunado. De vez en cuando voltea a ver a su segunda esposa, Alexandra Pinchupa, quien sortea los charcos de lodo en la cocina de su vivienda de madera y techo de paja, ubicada en la comunidad Metsankim, en Sucúa.

Además de su casa típica shuar, este legislador tiene 12 gallinas y dos piscinas naturales con tilapias y cachamas. También árboles de papaya, naranjilla y guineo. "Esa riqueza natural es lo que necesito", dice mientras muestra su cuarto, de 4 metros cuadrados, en el que hay una cama, un TV antiguo y un tubo metálico con seis prendas colgadas.

La austeridad de su hogar contrasta con su camioneta Ford F 150 del 2012 que la estaciona fuera de su propiedad. En ese vehículo viaja desde Quito, cuando termina su tarea en la Asamblea.

Pinchupa, de 19 años, no entiende cómo pueden acusar a su esposo si "es cariñoso, humilde y un apoyo para los demás".

Con su versión concuerda Angélica Pitiur, síndica de la comunidad Metsankim, quien destaca el trabajo de Acacho para el desarrollo de los shuar de la zona.

El liderazgo de este político no es lo que está en debate, explica el fiscal Roberto Villarreal al referirse al proceso en su contra. El 19 de julio, los miembros de la Sala Única Penal de Morona Santiago lo encontraron culpable, junto a Pedro Mashiant, de instigar a otros indígenas a que salieran armados ese 30 de septiembre del 2009.

Según la investigación del caso, donde testificaron 20 personas en contra de Acacho, "los movilizados allanaron propiedades, sustrajeron objetos, bloquearon vías, agredieron y amenazaron a personas y secuestraron a un policía durante un día".

Estos delitos están tipificados en el artículo 160.1 del Código Penal, que se titula Sabotaje y terrorismo. Aunque el nombre suena escandaloso, reconoce Villarreal, se trata de delitos contra la seguridad y contra las personas.

La protesta estalló el 30 de septiembre, pero los manifestantes se organizaron dos días antes en reuniones, acamparon cerca del río Upano e hicieron llamamientos a la protesta a través de su radio La Voz de Arutam, según testigos.

Una de las pruebas es la grabación de esa radio, en la que Acacho pide a los oyentes que defiendan la causa. "Incluso solicita que salgan armados", agrega el Fiscal. Al respecto, el asambleísta de Pachakutik replica que jamás dijo eso, sino que "los compañeros decidieron armarse por sí mismos".

Además de los testimonios hay pruebas de balística, explica Villarreal. Estas se practicaron a 38 policías heridos con perdigones de plomo de fabricación casera usados por los manifestantes. "Una de esas mismas balas mató a Wisuma, según el peritaje realizado por la Comisión de la Verdad".

El día que murió este profesor shuar marcó la memoria de quienes presenciaron el hecho.

Juan Cozar tiene una propiedad de dos hectáreas cerca de Bajos de Santa Ana, a unos 300 metros de donde ocurrió la protesta.

Él recuerda cómo cayó una ráfaga de estos perdigones contra los policías y estos se defendieron con gases lacrimógenos. En ese cruce de fuerzas se vio cómo ese disparo mató al profesor.

Cozar no acusa al asambleísta Acacho "porque es algo que le compete a la justicia". Lo que pide es que estos levantamientos no se repitan, ya que durante un día las vías estuvieron bloqueadas y se sentía una anarquía social.

Con eso concuerda Hipólito Rivadeneira, quien fue herido en su rostro con lanzas de los shuar. Pero por la obstaculización de las vías tuvo que caminar más de tres horas para recibir atención médica.

¿Qué tanto el dirigente indígena tuvo que ver con esa protesta violenta? La respuesta es tan dividida como la estructura de la Ficsh.

Mario (nombre protegido) es miembro de esta organización indígena y ha identificado dos bandos. Quienes siguen a 'Pepe' Acacho y los que quieren retirarse de su sombra.

Él asegura que el legislador de Pachakutik tiene poder y también ha impulsado al desarrollo de la provincia con obras. Sin embargo, condiciona a sus seguidores para que lo respalden, incluso si hay movilizaciones. Algunos se cansaron de eso y por eso hay una ruptura dentro de la Ficsh.

Para el prefecto de Morona Santiago, Marcelino Chumpi, la labor de 'Pepe' ha sido ejemplar porque con su tarea le dio fuerza a la Ficsh y la puso en el mapa. "Por esa participación y por ser un actor político importante es que sufre la actual persecución por parte del Gobierno".

Acacho sabe que genera división en la opinión de la localidad. Mientras le lanza maíz a sus gallinas recuerda cuando era profesor y cómo hace 18 años se involucró poco a poco en la política.

Su objetivo era dar la oportunidad a su comunidad de progresar de mano de la naturaleza, sin explotar los recursos naturales.

A pesar de la fragmentación, él siente que quienes le dieron la espalda son una minoría. Por ese motivo, "en esa protesta desafortunada estuvieron más de 3 000 personas apoyando".

Su liderazgo en Morona Santiago aún es indiscutible y eso se evidencia cuando recorre las comunidades y las personas se acercan a estrechar su mano. 'Pepe' sigue despertando pasiones en su región y en la vida política.

Situación legal del Acacho

  • Cargo  de sabotaje y terrorismo por instigar a una protesta armada.
  • La muerte  de Wisuma aún no se define. Se investiga el caso donde hay más de 100 testigos.
  • La investigación  por la muerte de Wisuma y la protesta se unió en un mismo caso el 28 de septiembre del 2010.
  • La integración  de los casos se hizo para agilitar la investigación. Sin embargo, a José Acacho no se le culpa por la muerte de Wisuma.
  • La pena  aún no está definida. Según el Código Penal son entre 16 y 25 años de prisión.
Califique
2
( votos)